¿Qué gafas le van mejor a tu cara bonita?

¿Qué gafas le van mejor a tu cara bonita?

Abres Instagram y ahí están todos, monísimos: influencers, celebrities, la vecina del 2º, tu ex … Vas por la calle y pasa lo mismo. A todo el mundo le quedan bien las gafas. Les disimulan defectos, resaltan rasgos, les dan un toque misterioso, quizás interesante y, por supuesto, son la guinda de cualquier outfit.El drama aparece cuando tú te pruebas unas gafas a lo loco: puede que te queden bien, pero posiblemente tu nariz parecerá más larga, tus cejas gruesas como pasos de peatones y te mirarás al espejo pensando en quién ha pintado esa obra de arte abstracto.No te preocupes, las gafas tienen el poder de sumar puntos a tu imagen, solo tienes que saber qué tipo de gafas se adapta más a tu tipo de cara y… ¡Tachán! ¡Magia! Casi con tu nombre y apellido ahí estarán: las gafas que te quedan bien. Hay distintos factores a tener en cuenta. Y te los contamos, seguidamente, por si nunca te habías dado cuenta.Lo primero que tienes que averiguar es la forma del contorno de tu cara y a partir de ahí, escoger las gafas que te van a quedar bien:En el caso de que tu rostro sea redondo, las gafas de líneas rectas serán tu mejor aliado pro-belleza. Si tu cara es como un marco, deberás evitar las lentes cuadradas y apostar por las curvas. ¡Fit Fiu! En el caso de que tu tipo sea el ovalado, seguramente eres una de esas personas influencers… Tienes el rostro considerado perfecto, el más proporcionado y al que todo le sienta bien. Por último, para los rostros triangulares ( ya sea equilátero, isósceles o escaleno ), la mejor opción son las fabulosas gafas de tipo ojo de gato.Pero no solo la forma de la cara importa, también el ancho. Este debe ir acorde con el de las gafas. Para evitar, por ejemplo, que unas gafas pequeñas nos junten los ojos al abrir sus varillas, o que, al ser muy anchas, no se ajusten bien y tus gafas sigan bailando el Despacito a estas alturas.Ahora fíjate en tus cejas, es importante que la parte superior de la montura siga la forma de las cejas. Una ceja muy por encima del aro de la gafa creará una permanente expresión de sorpresa, o lo que es peor: de susto. De lo contrario, muy por debajo, además de no quedar bien y raro, ensucia los cristales.Y casi terminamos, ahora fíjate en el puente; siempre debe reposar en la parte superior de la nariz sin dejar hueco, y lo máximo que sea posible en el resto de la nariz para que sea lo más cómodo posible, porque la belleza no está reñida con la comodidad. Únicamente en los puentes de herradura quedará un hueco en esta parte, pero este tipo de puentes visualmente alargan la nariz, así que unas gafas de este tipo no quedarán bien a los tucanes.Ahora sí, ya acabamos: las varillas no deben ser ni muy largas ni muy cortas; obvio, ¿no? Deben llegar a las orejas y girar justo por detrás de estas. Si son muy largas sobrará demasiada varilla, se verá fea y también bailará. Si es corta, no tendremos varilla suficiente para que gire correctamente y puede ser inestable.Truco: Normalmente las gafas llevan una nomenclatura en la varilla que define sus medidas.Ej: 49-19-145 que serían el ancho del cristal el ancho del puente y el largo de la varilla. Esto puede resultar útil a la hora de escoger una gafa si sabes cuáles suelen ser las medidas de tus gafas habituales.Ahora que ya sabes cómo decidir tus gafas ideales, encuentra las Carmelas que seguro te quedan bien. Aquí están.