¿Sabes que la alta miopía tiene riesgo de desprendimiento de retina?

¿Sabes que la alta miopía tiene riesgo de desprendimiento de retina?

Es bien cierto que existe una relación directa entre el grado de miopía y las probabilidades de sufrir desprendimiento de retina. Es decir, que cuantas más dioptrías tenemos en nuestras gafas para miopía las posibilidades de que la retina de nuestro ojo sufra un desprendimiento aumentan considerablemente. ¿Qué es la retina? De manera sencilla podríamos decir que la retina es una parte del ojo situada en el polo posterior del mismo. Esta, se compone de diferentes capas que se encargan de transformar la señal luminosa que atraviesa, cornea, pupila, cristalino y demás partes del ojo, en una señal eléctrica, que llega al cerebro donde se interpreta.Las capas de la retina están superpuestas unas sobre otras, y su unión no es demasiado fuerte. En un ojo miope esas capas están superpuestas de manera mucho más débil que en un ojo emétrope o sin graduación. Relación entre la miopía y el crecimiento del ojo  Existe una relación entre el grado de miopía y el crecimiento anómalo del ojo. Cuanto más alta es la graduación en las gafas para miopía mayor es la longitud axial del ojo, o dicho de otra manera, el tamaño es mayor. Sin embargo, el crecimiento no es uniforme, es como si el ojo se hubiera estirado. Ese crecimiento anómalo provoca que las capas de la retina no estén tan juntas y por tanto se pueda producir un desprendimiento de las mismas con mayor facilidad. ¿Por qué existe riesgo de desprendimiento de retina en un ojo que tiene alta miopía? La retina presenta a grandes rasgos dos zonas bien definidas, la zona central o mácula y la zona periférica. En la zona central es donde conseguimos mayor definición de imagen y en la zona periférica la imagen es más burda o menos definida.Una persona miope focaliza la imagen tras la retina, lo cual provoca una visión borrosa en visión lejana. Cuando hacemos unas gafas graduadas con lentes para miopía y con cristales reducidos conseguimos que esa imagen focalice justo en la retina y más concretamente en la mácula.Sin embargo, los estímulos luminosos que llegan a la retina periférica focalizan tras la retina lo cual provoca que el ojo haga un esfuerzo para que estén sobre la retina, y por ello se produce el crecimiento anómalo del ojo. En resumen, el ojo se adapta intentando estirarse para alcanzar esas imágenes.Como decíamos antes, el ojo se estira y las capas de la retina también lo hacen, provocando debilidad en la unión de las mismas. Esa debilidad aumenta considerablemente la probabilidad de sufrir un desprendimiento de retina. ¿Cómo saber que he sufrido un desprendimiento de retina? El síntoma inequívoco de un desprendimiento de retina es la visión de una especie de cortina delante del ojo. Aunque llevemos nuestras gafas para miopía con cristales reducidos, no conseguimos de ninguna manera una visión clara. ¿Qué hacer si sospechamos de un desprendimiento de retina?  En el caso de sospechar de un desprendimiento de retina, hay que acudir de manera urgente a un centro sanitario en el que visiten especialistas en oftalmología con el fin de verificar el problema y darle el tratamiento más adecuado, el cual pasa en la mayoría de casos por un tratamiento inmediato con láser.