¿Cómo cuidar mis gafas graduadas?

Siempre te habrás preguntado ¿Qué debo hacer para que mis gafas recién estrenadas me duren nuevecitas mucho mucho tiempo? Así que  hoy te vamos a dar unos pequeños consejos para que no te duren eternamente, pero sin unos años en perfecto estado. Los principales enemigos con los que nos encontramos son:

¿Cómo evitar Rayaduras?

Para empezar, el 90% de las gafas graduadas y de sol llevan lentes orgánicas, este tipo de cristales tienen grandes ventajas, pero se rayan con más facilidad que las lentes minerales clásicas de toda la vida. Así que como primer consejo te diremos que las trates con mucho amor, ¡Guárdalas siempre en su funda!

Luchar contra el Polvo

Si has estado en algún lugar con mucho polvo como puede ser la playa o la montaña intenta siempre quitar ese polvo con un buen chorro de agua ya que es muy abrasivo y al intentar quitarlo con un paño lo que harás  será rayar la lente en vez de limpiarla.

Este consejo en particular sería ideal que lo aplicaras siempre, ya que el agua es el mejor medio para eliminar las partículas que hay en la superficie de la lente y evitar rayaduras.

El salitre y mis gafas

Si te encanta el mar ves con cuidado. El agua salada puede destrozarte los tratamientos que lleve la lente y oxidar todas las piezas metálicas, así que adivina….Vuelve a pasar la gafa por agua dulce para evitar la corrosión del salitre.

Es realmente sorprendente lo poquito que te puede durar una gafa si no la pasas por agua dulce después de haberla mojado con agua de mar.

¿Grasa en las lentes?

Puede pasar que o te encante la cocina, la mecánica o seas churrer@ y eso va asociado a la grasa.

Típicas gafas que por más que le des con un pañito nunca están limpias. Limpias y limpias y cada vez es peor. ¿Solución? jabón, neutro por favor, nada de detergente de platos ni desengrasantes. Trata tus gafas como si fueran tu piel y dale productos de calidad y poco agresivos.

Verás que una vez aplicado el jabón y aclaradas las gafas con agua, volverás a tener gafas nuevas.

El agua, como ves, ¡NO estropea las gafas!

La gamuza que utilizaste para intentar limpiar esas gafas métela  en la lavadora, si no volverás a llenar los cristales de suciedad y grasa una y otra vez.

El enemigo desconocido: el Papel

Nada de papel de WC ni clinex, rayan los cristales, son abrasivos.

Siempre paños de microfibra o algodón.

Unas buenas gafas siempre te durará más. Así que prueba con CARMELAS, calidad suprema.