Gafas de pasta vs gafas de metal

Gafas de pasta vs gafas de metal

Sabemos que tu criterio a la hora de elegir la montura de tus próximas gafas se ordena de esta forma: La moda en ese momento. Qué te favorece más. Comodidad. Pero cuando leas lo que tenemos que contarte eso cambiará. Hay otros factores que deberías valorar y tener en cuenta.Y es que, de entrada, existen grandes diferencias entre una montura de pasta y una metálica. Vayamos al grano. ⚠ ¡Atención alérgicos! ⚠ Generalmente, las gafas de pasta están hechas de acetato de celulosa, un material natural y muy respetuoso. Por lo tanto, para esas pieles sensibles, una montura de pasta resulta perfecta, ya que es totalmente analérgica. A diferencia de las monturas metálicas que pueden estar fabricadas con diferentes tipos de metal o aleaciones que pueden producir diversas alergias. Como siempre, existe una excepción que confirma la regla. Si  lo tuyo son las gafas de ver metálicas, asegúrate que sean de titanio, que es un metal hipoalergénico. Y además tiene una gran ligereza, por lo que  te resultarán muy cómodas. Así que ya sabes, para pieles sensibles y con un ahorro económico significativo respecto las de titanio, nuestra recomendación son las gafas de pasta.   Si hablamos de ajuste… Las gafas de pasta son las más adaptables, pueden modelarse con calor para un total ajuste a la cara de su portador. Deben ser de calidad, ¡no cualquier pasta sirve! Una gafa de pasta tiene que tener un puente correcto para tu nariz, ya que de lo contrario resultará muy incómoda. Si el apoyo es correcto tendrás unas gafas súper cómodas, el peso de la montura se repartirá bien y no te dejará esas odiosas marcas. Las gafas de metal tienen unas plaquetas que sirven de apoyo. Estas permiten que ajustes el puente de la gafa a tu nariz, ya sea ancha o estrecha. Aunque no suele ser tan cómoda como la montura de pasta por su apoyo menor: el punto de apoyo se reparte sólo entre dos pequeñas partes. Cuestión de cristales Si necesitas unas gafas de graduación muy alta, seguramente usas gafas de pasta. estas permiten cristales con mayor graduación, ya que el aro suele ser más ancho. Las monturas de metal acostumbran a ser más finas, aunque en cuestión de diseño no hay normas, ¿no? ¿Eres caluroso? Si eres de los que pasan mucho calor y acaban sudando, no te aconsejamos las monturas de pasta. Al estar más en contacto con la piel no permite una buena transpiración, produciendo incomodidad. Hasta puede que se te empañen los cristales y de momento aún no tenemos gafas con climatizador y limpiaparabrisas. Así que en este caso, mejor optar con unas de metal. ¿El orden de tus criterios a la hora de elegir montura ha cambiado? Estás a un paso menos de encontrar tus gafas perfectas… Más bien, tus CARMELAS perfectas. Si te decides por gafas de pasta, tienes una gran variedad de gafas de Sol y gafas graduadas de gran calidad en nuestra web.

¿Cómo daña nuestros ojos el Sol?

¿Cómo daña nuestros ojos el Sol?

Estamos en pleno verano, el mundo es más bonito, nuestra piel se broncea, todo nos queda bien... Y, por supuesto, está el Sol: el gran protagonista. Y es que si un día amanece nublado en verano… ¡Mal! El Sol es maravilloso, pero debes tener cuidado y protegerte adecuadamente si no quieres dañar tus ojos. Las gafas de Sol son geniales como complemento: te dan un toque interesante o te disimulan la cara de resaca los domingos por la mañana. Pero su función más importante es proteger tu vista de los rayos nocivos. Por este motivo, las gafas de Sol que elijas deben cumplir con la normativa europea y ser de calidad. ¡Resiste al top manta de las gafas de imitación que encontrarás paseando por la playa este verano! A pesar de que la atmósfera filtra la mayor parte de las radiaciones nocivas para nuestros ojos, una parte acaba atravesándola y puede generarnos algún que otro problemilla. Es, principalmente, la famosa radiación ultravioleta la que ataca a la vista. Está presente durante todo el año pero, debido a la mayor exposición al Sol que se produce durante la primavera y el verano, debes tener especial cuidado en estas épocas del año. Tipos de radiación Ultravioleta (UV) UVA: Son especialmente conocidos por el envejecimiento prematuro que puede producir en la piel y porque ¡son los responsables de ese colorcito tostado que tanto te favorece! Además, junto con los rayos UVB, daña los ojos: los UVA empeoran los daños que les causan los rayos UVB. UVB: Ellos causan las quemaduras solares y el daño en el ADN. Agreden los tejidos, entre ellos los de la vista. UVC: La mala noticia es que son los más peligrosos; la buena es que la mayor parte es absorbida por la atmósfera. Tipos de daños de la radiación UV Los efectos de los UV sobre los ojos son permanentes y van empeorando con cada exposición sin protección. En la conjuntiva: Esta parte es muy sensible a la radiación, por lo que se daña fácilmente, produciendo la muerte de algunas células y problemas como la sequedad ocular, pinguéculas o pterigion. La pinguécula es una espécie de granito amarillento que se sitúa en la parte blanca del ojo, normalmente, cerca del lagrimal. Puede producir molestias y sequedad. En cuanto al pterigion, puede manifestarse en personas jóvenes y la causa principal es la radiación. Se trata de una degeneración del estroma, que produce una capa de fibras gruesas visible. Puede afectar a la visión y resulta difícil de tratar. En la córnea: Los rayos UV son absorbidos por el estroma de la córnea, facilitando así la agresión que puede causar: queratopatías (alteraciones en la superficie corneal). Además, pueden producirse problemas  que no sólo dañan la salud sino que también resultan poco estéticos, como el amarillamiento del cristalino - que debería ser transparente-. En la retina: En esta parte del ojo, puede originarse una enfermedad grave: la degeneración macular. Es una de las causas más comunes de la pérdida irreversible de la vista. Suele producirse en personas de edad más avanzada y puede generarse como consecuencia de la exposición solar sin protección. En la zona interna: La radiación UV también aumenta el riesgo de sufrir cataratas. Estos son sólo algunos de los daños que puede producir la exposición sin protección a la luz solar. Un gesto tan sencillo como el uso habitual de gafas de Sol de calidad con filtro ultravioleta, sobretodo en la exposición directa del Sol, puede evitar problemas tan graves que afecten a tu visión de manera permanente e irreversible. Recuerda que el color de la lente no tiene nada que ver con el grado de protección. Tus CARMELAS te protegerán de todas estas agresiones mientras vas a la moda y haces postureo veraniego. ¿Ya has elegido las tuyas?

¿Quién se va contigo de vacaciones: las gafas de Sol graduadas o las lentillas?

¿Quién se va contigo de vacaciones: las gafas de Sol graduadas o las lentillas?

Normalmente durante el año tenemos una rutina: estudiar, trabajar, salir a cenar, de fiesta, hacer deporte… Tenemos claro nuestro estilo de vida y sabemos qué nos conviene y nos resulta más cómodo: gafas o lentillas. Además, no tenemos tanta necesidad de llevar protección solar. Está claro que en la época estival nuestro estilo de vida cambia, alteramos nuestros hábitos y puede que viajemos. ¿Sabes qué le conviene más a tus ojos? ¡El verano está aquí! Vuelven las fiestas al aire libre, la ropa alegre y corta, muchos os habéis graduado en la universidad, otros os habéis graduado las gafas... ¡y vuelven las vacaciones! Seguro que ya tienes planificado algún que otro viaje y te preguntas ¿gafas de sol graduadas o lentillas + gafas de Sol? No hay una fórmula perfecta, pero según tu destino de vacaciones puedes tomar una decisión u otra. Aquí vienen nuestros consejos. NO a las lentillas, SÍ a las gafas de sol graduadas si… Eres millenial: aventurero por naturaleza, explorador, sediento de nuevas experiencias. Has estado trabajando duro y ahorrando algo de dinero para viajar a un país remoto. Cuando vayas a coger el avión te darás cuenta que no puedes llevar suficiente líquido para tus lentillas, solo podrás subir 100ml. Por un momento piensas en comprar allí pero recuerdas que se trata de un lugar exótico y quizás no tendrás tanta suerte. Aunque consiguieras tener suficiente líquido, puede que las condiciones de tu destino no sean las más favorables para las lente de contacto. Puede que hayas escogido, por ejemplo, una ruta por el desierto: el polvo y la sequedad te darán problemas a ti, a tus ojos y a tus lentillas. Aún creyendo que las condiciones de tu destino no serán del todo adversas y puedas conseguir líquido, deberás protegerte del Sol de todas maneras. Más teniendo en cuenta que es verano y que pasarás largos ratos al aire libre. ¡De las gafas no te salvas! Así que quizá debas considerar que lo más cómodo sería usar gafas de Sol graduadas durante tu viaje. De esta forma te olvidarás por completo de infecciones o problemas por mal uso de las lentillas que pueden arruinar este momento tan esperado del año, sobretodo si viajas a países con malas condiciones higiénicas. No te preocupes, elige unas gafas de Sol ideales para ti y no pares de hacer postureo en Stories de Instagram. SÍ a las lentillas + gafas de Sol Muchos aprovechamos nuestras vacaciones para hacer deporte, en lugares idóneos para este, donde normalmente no nos es tan fácil ir el resto del año. En este caso las gafas de Sol comunes pueden ser algo molestas. Las lentillas serán ideales y te aportarán mayor comodidad permitiendo llevar cualquier tipo de gafas deportivas. Otra de las ventajas de las lentillas debajo de las gafas de Sol convencionales, es que las lentillas siempre generan menos distorsiones que las gafas graduadas, con lo que en caso de graduaciones altas la visión siempre será más real. Esto resulta especialmente importante cuando se está haciendo una actividad que requiere atención visual: deportes de riesgo o conducción de cualquier tipo por tierra, mar o aire. Un problema bastante habitual en casos de graduaciones altas es que las gafas graduadas resultan pesadas y más aparatosas. Esto puede convertirse en un inconveniente en esta época y el uso de lentillas nos permite usar unas gafas más ligeras. Como última ventaja del uso de lentillas + gafas de Sol, si se va el Sol podrás quitarte las gafas pero seguirás viendo perfectamente. Te evitarás llevar encima dos gafas diferentes. Ya lo ves, sea como sea siempre vas a necesitar una gafa de Sol sea graduada o no, que tenga un buen filtro, pocas aberraciones y te proteja de las inclemencias del tiempo. Puedes escoger las CARMELAS que más te gusten de nuestra colección para él y para ella y ¡a disfrutar del verano!

Dime cómo eres y te diré qué gafas de Sol necesitas

Dime cómo eres y te diré qué gafas de Sol necesitas

Según la ONU, la CIA y  el reloj de población en streammig Census.gov se estima que somos un total de 7.450.000.000 de personas en la Tierra. Cada uno de nosotros somos únicos aunque resulta difícil pensar que entre tantísima gente no haya muchos rasgos parecidos y que nos unen. Los hay convalecientes, deportistas, medio esquimales, hombres pez, adictos a la velocidad y al volante… Hay infinidad de tipos de persona. Hoy te listamos algunos tipos junto con las gafas de Sol ideales para cada uno. ¿Y tú? ¿Cómo eres? Según tu respuesta, a continuación, te presentamos qué gafas debes usar. Soy adicto a la velocidad y al volante 🚘 Si pasas horas entre tu asiento, el volante y el cambio de marchas necesitarás unas gafas con cristales marrones. Estas aumentan el contraste y proporcionan una gran agudeza visual. Existen muchos modelos de gafas de Sol ideales para ti, conductor. Los modelos marrón cristal del Born, del Carmel o del Gótico serán buenos copilotos para ti. Soy o estoy convaleciente 😷 Si recientemente has tenido algún problemilla en la vista y te has operado de miopía o de cataratas lo que necesitas es un escudo físico de protección. Nuestros ojos no solo están expuestos al los rayos dañinos del Sol sino que el propio ambiente, el aire o las partículas que contiene también pueden dañar un ojo sensible. Para evitar el contacto no deseado con la contaminación ambiental deberás usar unas gafas bien grandes, que te cubran toda la zona. Te evitarán la irritación y el lagrimeo. Además, deben ser oscuras para, por supuesto, protegerlos del exceso de luz solar. Los modelos del Carmel, las Corts, el Gótico, Gracia o la Rambla pueden ser tus mejores aliadas y, como siempre, con estilazo. Soy amante del postureo ✌ Si lo que te gusta es el postureo del bueno prueba unas CARMELAS y verás como te quedan y se quedan al verte. En este caso te recomendamos cualquier modelo de la colección de gafas de Sol para él o para ella, ¡aunque muchos diseños son unisex! Soy deportista 🏃‍ Te encanta ir en bici, eres runner, recorres montes a pie, escalando o a caballo. Adoras  la adrenalina del deporte porque así es como te sientes vivo y necesitas unas gafas de Sol que puedan seguirte el ritmo, ¡qué no es fácil! Debes escoger unas lentes súper ligeras, que parezca que no las llevas. Si vas a pasar muchas horas haciendo deporte pueden acabar siendo un estorbo y puede que acabes quitándotelas y eso sería fatal para tus ojos. Piensa que estarás expuesto a la radiación del Sol, al viento, a la arena, al polen… Durante muchas horas.Y además, deben quedar bien ajustadas para adaptarse a tus movimientos y resistir el paseito.   Dios no lo quiera, pero si te caes, ¡esperemos que haya alguien grabando! Y sobretodo, que tus gafas sean resistentes al impacto. Elígelas de calidad y bien duras. Por último, deben tener un buen filtro UV y que no se rayen. Soy medio esquimal ⛄ Si tienes genes de esquimal de Groenlandia y amas tirarte con tu tabla de snowboard sobre nieve virgen debes llevar unas gafas especializadas y elegir un proveedor de gran calidad ya que debes protegerte de unos rayos de Sol que llegan desde todas partes. Las gafas tipo máscara te aportarán un campo de visión casi panorámico, protegiéndote absolutamente toda la zona de forma prácticamente hermética para que no entre ni un poco del gélido aire de las montañas. Soy hombre pez 🐟 ¿Adoras navegar surcando los mares cual un delfín o pasar largos ratos pescando? En este caso las gafas polarizadas serán perfectas para ti ya que te protegen de los reflejos que se generan en la superficie del agua del mar para que puedas disfrutar al máximo. ¡Recuerda que si tienes cualquier duda no debes dudar en preguntarnos! Escríbenos a ayuda@carmelasvision.com.  

Cuando tus gafas te dicen: “¡No me rayes!”

Cuando tus gafas te dicen: “¡No me rayes!”

Estás feliz, eufórico, sientes el mundo a tus pies porque estás que rompes. Te miras en los espejos, en los escaparates o en las paradas de bus. Sí, tienes gafas graduadas nuevas y cualquier excusa es buena para llevarlas contigo. Ya sea en la cabeza, en el cuello de la camisa o puestas, pero… ¿Aguantarán tanto paseo o acabarán por decirte: “¡no me rayes!”?   Las gafas de hoy en día son muy sensibles y se rayan muy rápido: podríamos decir que son casi como adolescentes. La mayor parte de las lentes que se fabrican hoy en día son orgánicas y no minerales como antaño. Esto tiene sus ventajas, no creáis que son de peor calidad, pero necesitan un trato especial para conservar todas sus virtudes. Nos vemos obligados a darles un tratamiento de endurecido para evitar los arañazos y que las lentes acaben siendo blancas en vez de transparentes. Imagínate tus gafas nuevas rayadas 😱. Además de poco estético y fastidioso, resulta fatal para la salud de tus ojos. Como en todo, existen excepciones que confirman la regla. También hay gafas actuales que no se rayan tanto. Estas son las gafas antirreflejantes. Las lentes que llevan tratamiento antirreflejante ya llevan incorporado un tratamiento de endurecido. Sin embargo, algunas lentes transparentes o solares no. Las gafas orgánicas Estas gafas orgánicas son blandas y por ello se rayan con mucha facilidad y más si las llevas de arriba a abajo toooodo el día para presumir. Pero no te preocupes, ¡hay solución! Como hemos comentado, existen tratamientos que las fortalecen, igual que un psicólogo puede amansar a los más rallados. Si queremos mantener la durabilidad de la lente y la transparencia debemos dar un tratamiento de endurecido. Con este aumentarán su grado de resistencia a las rayadas pero eso no significa que podamos tratarlas de cualquier manera. De momento, no tenemos súper poderes para hacerlas resistentes incluso al meteorito más grande, aunque puede que algún día… En fin, volvamos a la Tierra. Por último debemos evitar someter a las gafas a cambios de temperatura bruscos, también estropean las lentes. El tratamiento: endurecido ¿Recuerdas cuando, en primaria estudiabas los minerales y sus características? Nos decían que la dureza de éstos se media en su capacidad de rayar o ser rayado y que el más duro era el diamante. Bien, ¿por qué explicamos esto? Para que entiendas el nombre del tratamiento: endurecido. Refrescar o ampliar la cultura general nunca viene mal, quizá te sirva para hacerte el interesante en la cena del próximo sábado. Así que si no quieres que tus gafas graduadas te duren una temporada...pon un endurecido en tu vida y dales mucho amor. Estos tratamientos acostumbran a darse mediante lacas por un sistema de inmersión y cada año que pasa se van mejorando, consiguiendo que las lentes orgánicas sean hasta 10 veces más duras que las de años atrás. ¿No es genial? Mientras se mejora el tratamiento hasta llegar a sublimarlo, puedes complementarlo con una sencilla limpieza con agua tibia. Si utilizas algún tipo de jabón, que sea neutro, nada de Fairy o detergente de platos, ya que son agresivos y pueden rayar las lentes. A la hora de secarlo, siempre utilizar gamuza de microfibra o paño de algodón. Se debe evitar el papel o el clínex ya que son abrasivos. Si vas a la playa, puedes limpiar tus gafas con agua dulce, para eliminar la sal sin dañarlas. De este modo podrás mantener tus gafas graduadas y tus gafas de sol tan relucientes como tu look. Que no te rallen... ¡y que no se te rayen!