Cuando tus gafas te dicen: “¡No me rayes!”

Cuando tus gafas te dicen: “¡No me rayes!”

Estás feliz, eufórico, sientes el mundo a tus pies porque estás que rompes. Te miras en los espejos, en los escaparates o en las paradas de bus. Sí, tienes gafas graduadas nuevas y cualquier excusa es buena para llevarlas contigo. Ya sea en la cabeza, en el cuello de la camisa o puestas, pero… ¿Aguantarán tanto paseo o acabarán por decirte: “¡no me rayes!”?  Las gafas de hoy en día son muy sensibles y se rayan muy rápido: podríamos decir que son casi como adolescentes. La mayor parte de las lentes que se fabrican hoy en día son orgánicas y no minerales como antaño. Esto tiene sus ventajas, no creáis que son de peor calidad, pero necesitan un trato especial para conservar todas sus virtudes.Nos vemos obligados a darles un tratamiento de endurecido para evitar los arañazos y que las lentes acaben siendo blancas en vez de transparentes. Imagínate tus gafas nuevas rayadas 😱. Además de poco estético y fastidioso, resulta fatal para la salud de tus ojos.Como en todo, existen excepciones que confirman la regla. También hay gafas actuales que no se rayan tanto. Estas son las gafas antirreflejantes. Las lentes que llevan tratamiento antirreflejante ya llevan incorporado un tratamiento de endurecido. Sin embargo, algunas lentes transparentes o solares no. Las gafas orgánicas Estas gafas orgánicas son blandas y por ello se rayan con mucha facilidad y más si las llevas de arriba a abajo toooodo el día para presumir. Pero no te preocupes, ¡hay solución! Como hemos comentado, existen tratamientos que las fortalecen, igual que un psicólogo puede amansar a los más rallados.Si queremos mantener la durabilidad de la lente y la transparencia debemos dar un tratamiento de endurecido. Con este aumentarán su grado de resistencia a las rayadas pero eso no significa que podamos tratarlas de cualquier manera. De momento, no tenemos súper poderes para hacerlas resistentes incluso al meteorito más grande, aunque puede que algún día… En fin, volvamos a la Tierra. Por último debemos evitar someter a las gafas a cambios de temperatura bruscos, también estropean las lentes. El tratamiento: endurecido ¿Recuerdas cuando, en primaria estudiabas los minerales y sus características? Nos decían que la dureza de éstos se media en su capacidad de rayar o ser rayado y que el más duro era el diamante. Bien, ¿por qué explicamos esto? Para que entiendas el nombre del tratamiento: endurecido. Refrescar o ampliar la cultura general nunca viene mal, quizá te sirva para hacerte el interesante en la cena del próximo sábado.Así que si no quieres que tus gafas graduadas te duren una temporada...pon un endurecido en tu vida y dales mucho amor. Estos tratamientos acostumbran a darse mediante lacas por un sistema de inmersión y cada año que pasa se van mejorando, consiguiendo que las lentes orgánicas sean hasta 10 veces más duras que las de años atrás. ¿No es genial?Mientras se mejora el tratamiento hasta llegar a sublimarlo, puedes complementarlo con una sencilla limpieza con agua tibia. Si utilizas algún tipo de jabón, que sea neutro, nada de Fairy o detergente de platos, ya que son agresivos y pueden rayar las lentes. A la hora de secarlo, siempre utilizar gamuza de microfibra o paño de algodón. Se debe evitar el papel o el clínex ya que son abrasivos. Si vas a la playa, puedes limpiar tus gafas con agua dulce, para eliminar la sal sin dañarlas.De este modo podrás mantener tus gafas graduadas y tus gafas de sol tan relucientes como tu look. Que no te rallen... ¡y que no se te rayen!

Tus nuevas mejores amigas: las gafas antirreflejantes

Tus nuevas mejores amigas: las gafas antirreflejantes

Si la luz es buena amiga de la vista ¿por qué debería convertirse en su enemiga con el uso de gafas graduadas? Te presentamos a tus nuevas aliadas: las gafas antirreflejantes. Te ayudarán a mejorar la calidad óptica y evitarán los molestos reflejos que pueden producirse en situaciones tan comprometidas como por ejemplo la conducción nocturna. Es decir, serán un mediador en tu amistad con la luz. ¿Qué son las gafas graduadas antirreflejantes? La luz que llega a nuestras gafas graduadas puede actuar de dos maneras: molestarte o llevarse bien contigo. Cuando la luz se refleja en la superficie de tus lentes sentirás una sensación desagradable y tu calidad visual se verá perjudicada en ese momento. Si la luz atraviesa el cristal de tus gafas, todo irá perfecto.Cuanto mayor sea la transparencia de la lente, mayor será la luz que pase a través de ella y menor la que se refleje. Por lo tanto, y como su nombre indica, las gafas antirreflejantes son las que evitan que la luz se refleje en su superficie. En busca de la transparencia de la gafa graduada Si consiguiéramos que el 100% de la luz que llegase atravesara tus cristales… ¡MAGIA POTAGIA!, serían totalmente transparentes. La mala noticia es que aún no se ha encontrado el truco para conseguirlo. La buena es que ya estamos cerca: entorno al 98/99% de transparencia. Es ese reflejo residual de entre 1-2% el que nos dará esa tonalidad que vemos en nuestras lentes con antirreflejos, normalmente tirando a tonos verdes o azulones. En el caso de los tonos azules su utilidad es doble.Las antirreflejantes perfectas se consiguen superponiendo distintos números de capas en la superficie de la lente: a mayor número, mayor transparencia conseguiremos. ¡Seguro que estamos cerca de la transparencia absoluta!Ahora ya sabes que si usas gafas graduadas es importante que sean antirreflejantes para mejorar la calidad de tu visión y, por supuesto, mejorar tu calidad de vida. ¿Así que por qué no le echas un vistazo a nuestro catálogo de gafas graduadas en busca de la que mejor te vaya? ¡Recuerda que puedes probar gratis y durante 5 días hasta 4 modelos en tu casa!

¿Por qué decir no a las gafas de imitación?

¿Por qué decir no a las gafas de imitación?

Glamurosas y baratas. ¡Muy baratas! Sabemos lo difícil que es resistirse a los encantos de las gafas de imitación, pero te sugerimos leer este artículo antes de comprar las gafas de moda por menos 5 euros. A veces lo barato sale caro y en CARMELAS te contamos porqué."Es domingo, hace Sol, los pajarillos cantan... Estás dando un paseo para quemar la comilona que acabas de meterte entre pecho y espalda, y ahí están: las gafas de imitación del top manta. Es difícil resistirse al último grito en moda óptica, recién llegadas de la fashion week de China. ‘¿Qué más da? Si en 3 meses se llevará otra cosa.’"Pocos somos conscientes del problema de las gafas de Sol de imitación, que no pasan ningún control de calidad y no cumplen la normativa europea. No tenemos garantías de seguridad, filtros solares ni la calidad óptica suficiente para garantizar una visión correcta. ¿Por qué las gafas de sol de imitación engañan a nuestros ojos? Lo que caracteriza a las gafas de Sol es que sus cristales son tintados. Eso provoca que nuestros ojos perciban menos luz y las pupilas se dilaten en busca de un rayo de Sol que les permita ver mejor.Hasta aquí todo perfecto: las gafas de calidad también producen esta dilatación. El problema está en la falta de protección UVA. Al dilatarse la pupila por ser cristales oscuros entrará más radiación de la que entraría sin esas gafas de Sol y el consecuente problema. Los UVAs son virus para nuestros ojos y sin las defensas UVA que nos proporcionan las gafas de calidad, pueden atacarlos.Además, se podría decir que sirven vodka de garrafón a nuestros ojos. Este tipo de lentes de mala calidad acostumbran a generar aberraciones o distorsiones de la imagen, además de algún posible efecto prismático nocivo para la vista. Problemas en la vista por el uso de gafas de sol de imitación No se conoce ningún caso de ceguera total por el uso de gafas de imitación pero sí de problemas graves.Problemas en la córnea como la queratitis. Es una inflamación de la córnea, que es la parte transparente en el interior del globo ocular. Puede afectar a la parte externa, en este caso se curará fácilmente. Si tenemos la desgracia de que afecte a partes más profundas puede generarse un problema grave llamado queratitis ulcerativa, que puede generar una cicatriz y afectar seriamente a la visión. Conjuntivitis. De nuevo, se trata de una inflamación, esta vez de la conjuntiva (la parte interior del párpado) y de la zona de color blanco del ojo. Este problema no suele ser grave, pero sí muy molesto y antiestético. Los vasos sanguíneos se dilatan provocando un enrojecimiento.En el peor de los casos puede causar:Cataratas. Las conocidas cascadas que parecen ver la mayoría de nuestros abuelos entre sus ojos y el mundo o, dicho a modo empollón: opacidad en el cristalino normalmente asociada a la edad.¿Conclusión? Es mucho mejor no llevar nada que llevar unas gafas de sol de imitación. Así que la próxima vez que veas unas Jimmy Ghoo o unas D&C piénsalo mejor, tus ojazos lo agradecerán. Seguro que encuentras unas CARMELAS que te gusten, unas gafas de sol te sienten bien y además protejan tu mirada como mereces. Aquí las tienes, para gafas de sol para chica y para gafas de sol para chico.

Conduciendo… ¡no sin mis gafas!

Conduciendo… ¡no sin mis gafas!

Estamos seguros de que la mayoría de vosotros no se para a pensar en la importancia de usar gafas de sol a la hora de conducir, ya sea de día o de noche. Pero sí, al volante, las gafas son un gran aliado.Se sabe que el 45% de los conductores no usa gafas de sol a la hora de conducir. Aunque no sólo es importante el hábito de llevarlas, cómo son esas gafas también es crucial. Si están compradas en el top manta de la Barceloneta, pues... el resultado es contraproducente. Pero, ¿por qué?Cuando nos ponemos al volante de día, podemos sufrir deslumbramientos que aumentan de manera significativa el riesgo de accidente. Otro factor a tener en cuenta es que hoy podemos ver perfectamente, pero puede que mañana nuestra visión se haya deteriorado. Y es por ello que revisarse la vista periódicamente, algo que casi la mitad de los españoles obvia, es muy importante.No es casualidad que la FIA (Federación Internacional del Automóvil) y el grupo Essilor (uno de los líderes mundiales en soluciones de visión) lanzaran el presente año una campaña destinada precisamente a concienciar sobre la importancia de las gafas de sol a la hora de conducir. Que el nombre que se le dió fuera “La seguridad en la carretera empieza por una buena visión”, ya lo dice todo. Si nunca le habías dado importancia al tema que hoy tratamos, abre los ojos: está justo delante de ti.En el vídeo de la campaña aparecen unas CARMELAS :) A ver si las encuentras, y lo más importante, toma nota.Tipos de gafas para conducir Vamos a ver ahora los tipos de gafas que existen y las más adecuadas según cuando conducimos:Gafas de sol de conducción diurna: El color de la lente no sólo debe combinar con tus zapatos, es importante que tengan una absorción del ultravioleta de 85% y una transmitancia del 15%. Las lentes marrones son las más recomendadas ya que son de longitud de onda corta y aumentan el contraste. Aunque distorsionan el color real, aumentan la agudeza visual… ¡lo primordial! Si las lentes marrones son demasiado clásicas para tu estilo, los tan de moda cristales polarizados también son recomendadísimos en la conducción. Están diseñadas para eliminar los reflejos que pueden generar deslumbramientos y además potencian los colores: ¡los queridos semáforos se verán aún mejor! Gafas graduadas de conducción nocturna: Durante la noche debes usar gafas graduadas si tienes algún problema de refracción, ya sea miopía, hipermetropía o astigmatismo. Y por supuesto no basta con llevar tus gafas puestas, debes revisar tu vista para comprobar que la graduación sigue estando acorde a tus necesidades o será aún peor. Porque el tiempo de reacción así como la probabilidad de accidente van asociados a un uso correcto de las gafas. Eso sí, estas lentes deben llevar un tratamiento antirreflejante con una transmitancia de entorno al 99%.Así que ya sabes: ponerte tus gafas te dará un toque cool a lomos de tu coche, además de evitar accidentes, lo más importante. ¿Necesitas unas gafas para asegurarte una conducción cómoda y segura? En nuestra extensa colección las encontrarás.

¿Qué gafas le van mejor a tu cara bonita?

¿Qué gafas le van mejor a tu cara bonita?

Abres Instagram y ahí están todos, monísimos: influencers, celebrities, la vecina del 2º, tu ex … Vas por la calle y pasa lo mismo. A todo el mundo le quedan bien las gafas. Les disimulan defectos, resaltan rasgos, les dan un toque misterioso, quizás interesante y, por supuesto, son la guinda de cualquier outfit.El drama aparece cuando tú te pruebas unas gafas a lo loco: puede que te queden bien, pero posiblemente tu nariz parecerá más larga, tus cejas gruesas como pasos de peatones y te mirarás al espejo pensando en quién ha pintado esa obra de arte abstracto.No te preocupes, las gafas tienen el poder de sumar puntos a tu imagen, solo tienes que saber qué tipo de gafas se adapta más a tu tipo de cara y… ¡Tachán! ¡Magia! Casi con tu nombre y apellido ahí estarán: las gafas que te quedan bien. Hay distintos factores a tener en cuenta. Y te los contamos, seguidamente, por si nunca te habías dado cuenta.Lo primero que tienes que averiguar es la forma del contorno de tu cara y a partir de ahí, escoger las gafas que te van a quedar bien:En el caso de que tu rostro sea redondo, las gafas de líneas rectas serán tu mejor aliado pro-belleza. Si tu cara es como un marco, deberás evitar las lentes cuadradas y apostar por las curvas. ¡Fit Fiu! En el caso de que tu tipo sea el ovalado, seguramente eres una de esas personas influencers… Tienes el rostro considerado perfecto, el más proporcionado y al que todo le sienta bien. Por último, para los rostros triangulares ( ya sea equilátero, isósceles o escaleno ), la mejor opción son las fabulosas gafas de tipo ojo de gato.Pero no solo la forma de la cara importa, también el ancho. Este debe ir acorde con el de las gafas. Para evitar, por ejemplo, que unas gafas pequeñas nos junten los ojos al abrir sus varillas, o que, al ser muy anchas, no se ajusten bien y tus gafas sigan bailando el Despacito a estas alturas.Ahora fíjate en tus cejas, es importante que la parte superior de la montura siga la forma de las cejas. Una ceja muy por encima del aro de la gafa creará una permanente expresión de sorpresa, o lo que es peor: de susto. De lo contrario, muy por debajo, además de no quedar bien y raro, ensucia los cristales.Y casi terminamos, ahora fíjate en el puente; siempre debe reposar en la parte superior de la nariz sin dejar hueco, y lo máximo que sea posible en el resto de la nariz para que sea lo más cómodo posible, porque la belleza no está reñida con la comodidad. Únicamente en los puentes de herradura quedará un hueco en esta parte, pero este tipo de puentes visualmente alargan la nariz, así que unas gafas de este tipo no quedarán bien a los tucanes.Ahora sí, ya acabamos: las varillas no deben ser ni muy largas ni muy cortas; obvio, ¿no? Deben llegar a las orejas y girar justo por detrás de estas. Si son muy largas sobrará demasiada varilla, se verá fea y también bailará. Si es corta, no tendremos varilla suficiente para que gire correctamente y puede ser inestable.Truco: Normalmente las gafas llevan una nomenclatura en la varilla que define sus medidas.Ej: 49-19-145 que serían el ancho del cristal el ancho del puente y el largo de la varilla. Esto puede resultar útil a la hora de escoger una gafa si sabes cuáles suelen ser las medidas de tus gafas habituales.Ahora que ya sabes cómo decidir tus gafas ideales, encuentra las Carmelas que seguro te quedan bien. Aquí están.