Por qué llevar gafas de Sol en invierno

Cada vez tenemos más claro que las gafas de Sol no son sólo un complemento de moda, somos conscientes de la importancia de proteger nuestros ojos de la radiación. En la época estival esto suele tenerse bastante en cuenta, pero ¿qué pasa en otoño e invierno? ¿Es importante preservar nuestros ojos y la piel de alrededor con gafas de Sol en invierno?

Bien, como muchos sabéis, el Sol no se va de vacaciones cuando acaba el verano y nosotros volvemos a la rutina. Trabaja todo el año, aunque a veces se nos olvide por el descenso de las temperaturas y por el aumento de la ropa que llevamos cubriendo nuestra piel.

La radiación sigue ahí y los ojos necesitan protección. La piel de los párpados es muy sensible a padecer enfermedades producidas por el Sol y el propio ojo puede sufrir diversos problemas por culpa de los ultravioleta.

En otoño e invierno, puede ser incluso más importante usar gafas de Sol, ya que en verano el Sol nos hace cerrar los ojillos debido a su intensidad, hecho que nos hace recurrir a nuestras CARMELAS. En invierno llevamos los ojos como platos y puede que el Sol no llegue a molestarnos -al contrario, se agradece un poco de calorcito-. Y aquí es donde está el fallo: no nos acordamos de nuestras gafas. Pero ¡ojo!, los UV nos vigilan y nosotros continuamos expuestos a ellos.

Así pues, la moraleja de este post está clara: ¡CARMELAS de Sol todo el año! Para estar más [email protected], pero sobretodo ¡[email protected] for ever!